¿Qué haría David Bowie?

Todos estamos hechos de fragmentos de otros, gestos, palabras tics; por ejemplo, como si de una transferencia horizontal de genes se tratase [..]

David Bowie, Posthumanismo sónico de Ramiro Sanchiz

Qué haría David Bowie siempre es un buen punto de partida. Qué decisión tomaría el rey de la performatividad ante cualquier vicisitud de la vida. Ahora, cuando él ya se ha ido, sabemos que siempre tuvo tendencia por las decisiones correctas: la mezcla de mercadotecnia, reinvención y activismo a través de la presencia ha hecho de David Bowie uno de los más grandes músicos y artistas conceptuales de la historia.

¿Por qué echamos tanto de menos a David Bowie? Es curioso ver cómo a raíz de su muerte se hicieron más presentes sus fans -los de siempre y los advenedizos- como si el hecho de que Bowie se hubiera convertido en una estrella negra hiciese más presente su ausencia. Como esa relación que echas en falta cuando ya no está, como ese vecino mayor con el que siempre te cruzabas, en el que apenas reparabas y en el que has empezado a pensar compulsivamente cuando falleció.

Es curioso ver como a raíz de su muerte se hicieron más presentes sus fans como si el hecho de que Bowie se hubiera convertido en una estrella negra hacía más presente su ausencia, como esa relación que echas en falta cuando ya no está, como ese vecino mayor con el que siempre te cruzabas, en el que apenas reparabas y en el que has empezado a pensar compulsivamente cuando falleció.

David Bowie cerró su historia. Desde su primer álbum al último, creó un círculo perfecto y se despidió de todos nosotros con una obra íntima y maestra con un título bastante sugerente como es Black Star, el nombre que tiene el agujero cósmico que dejan las estrellas una vez se destruyen y desaparecen, como desapareció Bowie en nuestro cosmos.

David Bowie, Posthumanismo sónico de Ramiro Sanchiz y editado por Holobionte ediciones, es un libro muy distinto a los demás que han caído en mis manos sobre la figura de Bowie. Este libro analiza desde una perspectiva posthumanista toda su carrera, de manera muy detallada y entrando en aspectos tanto estéticos como filosóficos.

Ramiro Sanchiz no peca de crear una biografía al uso, basándose en la historia de David Bowie como icono musical y/o personal, da un paso más allá y analiza su figura desde la recreación de uno mismo, de la infiel fidelidad a ser un ser cambiante que se crea y se recrea con cada nuevo álbum.

Portada de Neus Armengol del libro leído, releído y disfrutado de Ramiro Sanchiz

El libro está dividido en nueve capítulos, a cada cual con un titulo más sugerente:

Introducción y contagio

En los dos primeros capítulos del libro el autor nos sitúa en el concepto humanista, como toda formación discursiva que incluya tácita o explícitamente la idea de que los humanos son fundamentalmente diferentes a las entidades consideradas no humanas ( reales o especulativas: animales, virus , máquinas, procesos ..) , operando esta idea en términos de especificidad – antropología filosófica – movilizando nociones como finitud, empatía y libertad. Siendo el posthumanismo aquello que interviene después de este proceso , una alternativa posterior. Una evolución.

El virus Bowie se propagó entre sus fans, siendo imitado hasta la saciedad, partiendo de la base vampirizadora de que Bowie en sí mismo también siempre buscó ser otro, ir siempre más allá de la propia identidad pre-creada.

Tras esta primera contextualización, Ramiro Sanchiz nos habla de su propio contagio, en el que te puedes reconocer como en un espejo, si no bien por la figura de Bowie, por cualquier otro ídolo al que hayas admirado hasta la extenuación, buscando beber información y datos sobre su persona como si así pudieras acércarlo a la puerta de tu casa, como si así os hicierais amigos.

Contaminación, Swarmachine, apertura y procesos

La segunda parte de esta ciencia ficción musical la componen estos cuatro capítulos dentro del libro. Previo al virus Bowie hubo un contagio del mismo, una mutación, desde aquel muchacho de canciones mod y acento cockney, hasta el Bowie de su ultimo álbum, las influencias y acusaciones de copia hacia sus compañeros de profesión siempre han estado latentes ¿ Vampirizó Bowie a Marc Bolan ? ¿Se aprovechó de la personalidad de Iggy Pop o Brian Eno? ¿ Fueron intercambios creativos consensuados en todos los casos?

El libro defiende la inocencia creativa de Bowie como un avance propio y una evolución, yo personalmente, no lo tengo tan claro y si que veo una capacidad de utilizar los recursos ajenos de una manera más eficiente y más pensada, más cerca del mercado que del espíritu artístico y anarquista, sin mala fe, quizá, pero con conciencia.

El libro defiende la inocencia creativa de Bowie como un avance propio y una evolución, yo personalmente, no lo tengo tan claro y si que veo una capacidad de utilizar los recursos ajenos de una manera más eficiente y más pensada, más cerca del mercado que del espíritu artístico y anarquista, sin mala fe, quizá, pero con conciencia.

Otro de los aspectos que se analizan con gran interés son los diversos personajes de Bowie a lo largo de toda su trayectoria, así como los simbolismos comunes a su carrera – el mayor Tom, el espacio, el pierrot- mundos de expresión creativa y sexual, cambiantes y contradictorios en muchos casos pero a la vez que se complementan y conviven en un espacio, el espacio Bowie.

Paisajes/objetos , máscaras, parásitos y salida.

En esta última parte del libro, el autor hace un preciosista y detallado análisis de cada álbum; sonido e imagen, producción y edición de portadas, uniendo el análisis puro con la experiencia personal y posthumanística del artista que nos ocupa.

También todas sus – múltiples e interesantes – apariciones cinematográficas y referencias creativas , autorales y literarias que poseía – twin peaks, twin peaks, twin peaks – y un ultimo capítulo con una amplísima bibliografía y discografía. Siendo estos capítulos igual de interesantes y manteniendo el pulso a un libro que genera preguntas y ofrece respuestas sobre la figura de un artista del que quizá por esa cierta curiosidad mística y de pensamiento mágico que siempre le rodeaba, no podemos escapar.

Huérfanos, mutantes, hermanos, amantes, vampiros y almas que se reconstruyen en cada segmento de la vida , unámonos, porque si algo nos ha enseñado Bowie es que podemos seguir siendo siempre nosotros mismos, sin necesidad de ser fieles a nosotros mismos. Te seguimos, estrella negra.

Puedes conseguir este libro en tu librería preferida, en la web de Holobionte ediciones, en todostuslibros o aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .