Navidades: ¿las amas o las odias?

mean-girls-movies-2281463-1600-1200

Ya esta aquí, ya llegó. Seas ateo, pagano, católico, protestante, judío o seguidor de los pastafari… no vas a poder escapar de ella. Calles iluminadas cómo si de un apocalipsis a lo Blade Runner se tratara, planes para cenas/comidas con compañeros de trabajo, familiares y/o amigos con los que normalmente nunca quedarías, y un sinfín de situaciones que no sabes muy bien cómo gestionar.

O la amas o la odias. Nosotrxs nos repartimos entre amantes y detractores de estas fiestas, y estos son los motivos por los que debes dejarte llevar por la marea navideña o huir a Barbados y no regresar hasta el 8 de Enero. Elige tu propia aventura.

Motivos para amarla:

  • Decorar locamente.
    Si eres un amante de los atrezzos de animales, esta es tu época del año. Renos, alces, conejos, gatos y hasta ratones, se prestan para decorar tu hogar y hacerlo más cossy y adorable si quieres.

  • Los jerseys navideños.
    Parece que, por fin, las cadenas de tiendas mainstream están cayendo en la moda de los jerseys navideños y poniéndonos más fácil ir bien horteras vestidos a nuestras citas. Aunque, si queréis algo realmente especial, os dejamos un post aquí para que los compréis bien bonitos.
  • Navidades con niños.
    Es un tópico, pero es cierto que los niños disfrutan un montón en estas fechas. las luces, todas las actividades que hay para ellos, el consumismo de los juguetes… Conecta con tu niño interior y disfruta al máximo jugando sin parar y cantando villancicos.
  • Hacer regalos.
    ¿Cómo? ¿Qué mola gastarse la pasta en un tercero? Pues sí. Hacerle un regalo a alguien a quien quieres y que sabes que le va a hacer ilusión, mola un huevo.

  • Tienes más días libres.
    Así es. Diciembre es el mes del año con más días festivos. Si tienes un trabajo de persona normal que libras los días de fiesta, es el mes que menos trabajas; y si tienes que trabajarlos, normalmente te los van a pagar o te van a dar más días libres a cambio. No esta mal, ¿no?

Motivos para odiarla:

  • El centro está hasta el culo.
    Da igual que vivas en Albacete,  Nueva York o Hong Kong. En navidades, en centro de la ciudad está siempre hasta el ojete. Bajar a hacer cualquier compra se convierte en un campo de batalla, y aparcar el coche es una odisea al más puro estilo Mad Max.

  • Repartir las celebraciones.
    Mientras eres un elemento libre, puedes celebrar las fiestas como te plazca, o no celebrarlas si no te sale del mismísimo. Pero, en el momento en que los hijxs aparecen, hay que repartir las fiestas entre las familias de ambos progenitores con el consabido esfuerzo logístico que esto supone. El año que ves a tus padres, te quedas sin ver a tus primos, y siempre hay alguien de tu familia (política o de sangre) con quien no te apetece estar. Un horror.
  • Las comilonas sin sentido.
    Quedar con los compañeros de trabajo con los que te pasas 8 horas de lunes a viernes, esta vez fuera del horario laboral… y comer como leones. Quedar con tus compañeros de instituto a recordar las mismas batallitas cada año… y comer como leones. Quedar con los amigos de tu significant other solo para figurar como un mero +1… y comer como leones. Que no es que le hagamos ascos a un buen festín, pero van sumando, van sumando, y acabamos con las existencias de Almax en el mercado.
  • El espítitu festivo 24/7.
    No falla. Es empezar diciembre y la gente se contagia de un buen rollo y de un amiguismo que no hay quien les aguante. Porque una cosa es montar un fiestón, beber y exaltar un poquito la amistad con los del departamento de contabilidad… pero de ahí a pasarse un mes felicitando a la gente y mandando por sistema tus mejores deseos hay un abismo.giphy.gif
  • El amigo invisible con gente que te da igual.
    Hemos quedado en que hacer regalos mola, pero ¿y las risas que supone que nunca nadie acierte con el amigo invisible? Si te gusta la cocina… ¿cuántas fondues del chino tienes ya? Si te molan las series, habrás recibido ya más de un Funko Pop de algún personaje de Juego de Tronos, ¿no?; y, si lo tuyo son los deportes, fijo que ya tienes alguna que otra mancuerna del Decathtlon.

Y vosotrxs, ¿qué amais y qué odiais de la Navidad? Contádnoslo en Facebook, Twitter e Instagram.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s