Paquita Salas es lo más grande que ha dado este país

killedbytrend paquita

La segunda temporada de Paquita Salas, que ya se puede ver en Netflix, es como una canción de La Casa Azul: bonita por fuera, pero tremendamente triste por dentro. Es una comedia con sobredosis de autoparodia y el punto justo de ternura para no caer en la cursilería. Si no te encariñas con Paquita y empatizas con ella en cada escena, es que estás muerta por dentro.

De la primera a la segunda tanda de capítulos hay un salto enorme: el proyecto sencillo y divertido hecho entre amigos que fue lo que vimos en Flooxer hace dos años ha derivado en una producción mucho mas grande y profesional, con sinfín de guiños, referencias y cameos estratégicamente colocados para sacarnos una sonrisa. O dos. O tres.

Con una Paquita en sus horas más bajas y un continuo desfile de actores nacionales (ya sea haciendo de sí mismos o interpretando otros pequeños papeles), los cinco capítulos que componen esta segunda temporada son oro puro. Cada uno es mejor que el anterior. Cada uno narra una pequeña historia autoconclusiva en el que los intérpretes saben reírse de ellos mismos de una forma admirable… ¡Ana Obregón y Lidia San José nos han demostrado que son las grandes merecedoras de ocupar el prime time patrio con comedias desde los años 90!

killedbytrend paquita salas ana obregon

En la serie hay también salidas de armario, empoderamiento femenino y, cómo no, crítica social. Mucha. Como el primer capítulo, protagonizado por Verónica Echegui, cuyo personaje se ve envuelto en una polémica similar a la de Itziar Ituño en pleno éxito de La casa de papel. Magníficas también Belén Cuesta, Anna Castillo y Yolanda Ramos, al igual que los pequeños papeles que hacen Miriam Díaz Aroca y Paz Vega (¡sale hasta su hija!). Y por si apariciones como las de Ignatius Farray y sus hamburguesas de colores para celebrar el cine, Antonio Resines, Ana Milán, Sandra Escacena, Eva Santolaria, Andrés Pajares, Pepa Charro o directores “de verdad” como Fernando Colomo no fueran suficientes, las apariciones de Lory Money, Soy una pringada con Milo, o ESA SORPRESA FINAL ya terminan de coronar a Paquita Salas como una de las mejores series del panorama nacional.

Toda enhorabuena a los Javis y a Brays Efe se queda corta. Larga vida a PS Management, larga vida a los torreznos y larga vida a Paquita Salas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s