Las razones que apoyan a ‘Por trece razones’

Por trece razones ha sido la serie de Netflix que más ha dado de qué hablar en los últimos tiempos. En su primera temporada, dentro de un formato de serie juvenil, trata de forma  directa y sin tapujos  los motivos que pueden llevar a una adolescente corriente a acabar con su vida; y la segunda entrega ahonda en los sucesos que ocurrieron en los meses previos al suicidio de Hannah Baker. Pero, más allá de trama de la serie, lo que hace Por trece razones es invitar a hablar y a reflexionar.

En muchas series juveniles la vida de instituto se presenta idílica, y los problemas de acoso e inadaptación tienen foco en personajes en situación de exclusión: familias desestructuradas, entornos con recursos económicos inestables u orígenes raciales no normativos. Los otros. Los raros. A quienes es normal que sucedan estas cosas.

Por trece razones muestra una mujer joven, blanca y heterosexual que sufre un acoso velado, silenciado y apoyado… que desemboca en su suicidio, y durante toda la serie quieres que te enseñen que algo raro tendrá. Pero no.  Porque lo que le sucede a Hannah Baker, por desgracia, le puede suceder a cualquiera.

13 reasons why killedbytrend

La serie habla de temas como las violaciones, todo aquello que no es sexo consentido de forma explicita. Habla del miedo a mostrarnos. Habla de las etiquetas, esas que nos persiguen desde la cuna y que provocarán que asumamos una conciencia sobre nosotros mismos en base a la aceptación de los demás, que no coincide ni con la realidad, ni con lo que queremos de nosotros mismos.

También cae en los clichés. Desde el romanticismo vacío hasta los trastornos mentales. En la pareja gay que tienen una hija adoptada que a su vez también es gay . En los deportistas populares.

Por trece razones es una serie para que padres e hijos teenagers la vean juntos, para hablar sobre qué es el consentimiento y para enseñar el daño que puede hacer un comentario mal intencionado en una persona sensible. Habla sobre cómo pedir ayuda cuando se tiene la sensación de que no se puede más. Y enseña a evitar el miedo, la vergüenza, la soledad, y el acoso.

No puedes salvar a tus hijos de cada cosa que les suceda pero, si tratas de acercarte a su mundo y crear un espacio cómodo de comunicación bidireccional, puedes evitarles algunas de las trece razones.

Porque sobrevivir al instituto no solo es salir vivo de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s