La importancia de “Hacer Tribu”

Kids-play-room-tipi-para-los-ni-os.jpg_640x640
Foto: Aliexpress. Puedes pillarte este tipi aquí.

 

Si te pasas horas llamando a tus amigos cada vez que inicias una relación, si analizas cada movimientos de tu futura nueva pareja buscando señales de que eso tiene futuro o no. ¡Imagínate cuando tienes un hijo!

Ese pequeño, maravilloso, adorable, desconocido, aterrador y desesperante nuevo ser es todo responsabilidad tuya. Apenas da feedback de lo que le sucede. Te hace sentir momentos de absoluta frustración, empoderamiento, amor, agotamiento, alegría, confusión y todo en el mismo día. Eso sí, nunca te sentirás más en este mundo, ni más consciente del esfuerzo que hicieron todas las que vinieron antes que tú.

 

image

 

Quién me iba a decir a mí antes de ser madre que, a las pocas semanas de nacer mi hijo, ya tendría un grupo de amigas en mi misma situación con quien hablar de  la maternidad que nadie te cuenta… Y quién me iba a decir a mí que, con un bebé de un mes y medio, ya tendría un grupo de whatsapp con otras madres, algo de lo que he renegado siempre… Pues aquí me tenéis, incumpliendo todos mis propósitos.

En cuanto mi chico se reincorporó al trabajo tras su larguíiiiisima (ejem) baja de paternidad,  yo me vi en casa con un bebé que me ponía cara de “y ahora qué hacemos tú y yo aquí todo el día”. Y en una de las millones de visitas al centro de salud que hay que hacer al tener un recién nacido, vi un cartel que decía: “Grupo de apoyo a la lactancia, cada jueves a las 12h”. Y me pareció una gran excusa para lavarme el pelo y hablar con adultos.

Allí me encontré con chicas iguales a mí: ojerosas, en leggins negros (benditos leggins negros que esconden la tripa post-parto), y con un humano pequeñito al lado a quien aún estaban empezando a conocer.  El profesional que impartida el taller, aunque se diera cuenta de que lo único que hacía allí era escaparme un rato de casa, siempre atendía sonriente y daba consejos estupendos.

Y, poco a poco, empezamos a hablar más entre nosotras. A todas nos ocurrían cosas similares, todas nos veíamos en situaciones por las que ya habían pasado otras… y todas empezamos a estar deseando que llegasen los jueves a las 12h para echar el rato en ese aula donde podíamos charlar tranquilamente hasta del tema más escatológico… y vaya si lo hacíamos.

tumblr_mqpcetvBaG1ry4q0lo1_500.gif

Un jueves no pude ir y me dijeron “Oye, hoy en el taller hemos hecho un grupo de whatsapp, ¿quieres que te meta?”. Flipé cuando me vi respondiéndole que sí sin pensármelo. Éramos apenas 4 o 5, y poco a poco fuimos añadiendo a más, hasta todas las que somos ahora.
Ahí empezamos a cambiar el aula gris  por las terrazas de las cafeterías de nuestro barrio, que ya estaba empezando el buen tiempo. Y las mañanas en las que había café con las chicas, de repente eran las más divertidas de la semana.

Mi hijo es más mayor ahora, y mi independencia también, y mi relación con ellas sigue desde aquel primer mes de madre hasta ahora, el grupo de madres es el más activo de mi whatsapp, y cada vez que alguna pregunta o cuenta algo (referente a nuestros bebés o no), siempre hay al menos una que te escucha y te aconseja, aunque sean las 4 de la mañana. Siempre hay alguien a quien llamar si no tienes con quien dejar al niño mientras te duchas o si necesitas acercarte a la farmacia porque estás sola y está enfermo. Hablamos de maternidad, por supuesto, pero también de trabajo, de música, de familia, de cine y series, de cocina, de nuestros hobbies, de las ganas que tenemos de salir a tomarnos un copazo… y, en definitiva, de lo que nos apetece.

Merendamos una o dos veces en semana, siempre en el mismo sitio, y aunque no confirmes asistencia, si vas ya sabes que va a haber gente allí para zamparse un trozo de tarta contigo o cuidar a tu bebé mientras tú te tomas el café tranquilamente. Total, que sin yo pretenderlo, he hecho tribu. Y oye, me encanta.

 

image

 

*Artículo dedicado a nuestras dos tribus: A Eva, Raquel, las dos Elenas, las dos Silvias, Vanessa, Tamara, Bea, Laura, Teresa, Miriam, Maika, Rebeca, Cristina, Nieves, Alba, Patricia y Lorena. Y a Macarena, Vanesa, Sonia, Debora y Marta.

Y a sus preciosos hijos que estamos viendo crecer.

¿Tú también tienes tu tribu? Cuéntanos.

 

4 thoughts

  1. Me ha encantado, a mi me pasaba los mismo, grupo de madres locas, grupo de whatsaap, hablar con desconocidas. Vínculo cebollazo en la cabeza, desesperación por la desconocido y bendito grupo de madres locas!!! Gracias María por poner palabras a todo esto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s