Malestamos: un problema común

Con Malestamos (Capitán Swing) Javier Padilla y Marta Carmona buscan analizar y comprender los malestares que experimentamos en la sociedad actual y cómo podemos abordar sus causas subyacentes. Precariedad laboral, cansancio, el futuro cancelado acuñado por Mark Fisher, desesperanza, falta de expectativas, estrés, preocupación, tristeza, rabia, vida hipermedicada y sostenida a base de psicoterapia… No es que tú estés mal, es que todas lo estamos. Y de esta premisa nace este interesante ensayo.

A nivel mundial, España es el país líder en consumo de ansiolíticos. Sin embargo, el sufrimiento psíquico derivado de las malas condiciones de vida no tiene una solución técnica psicoterapéutica. El malestar del que hablamos es una disfunción del capitalismo tardío, una consecuencia lógica de su normal desempeño; en definitiva, un sentimiento de época —la época del café para desayunar y el Orfidal para dormir— causado por el impacto de numerosas violencias estructurales. En una sociedad de rendimiento como la nuestra el sentimiento de agotamiento o fracaso están a la orden del día, pero casi peor que sentir cansancio es sentirse mal por haber llegado a ese agotamiento, y si tenemos que justificarlo solo es porque estamos aquí para ser productivas. 

Y dado que lo que enfrentamos es estructural, son necesarias estrategias alternativas para abordarlo, que sean diferentes a lo que ya conocemos y que no funciona. Ningún profesional sanitario puede resolver un malestar social; por eso es necesario atajarlo desde una perspectiva extradiagnóstica. Y es que cuando el malestar emocional viene derivado de carencias materiales a las cuales el sistema no puede o no sabe ni quiere responder, es tan frecuente como inútil “mandar” a alguien a terapia para “reparar” ese sufrimiento. No obstante, los autores denuncian ese abordaje terapéutico diseñado como un “taller” para devolver a la sociedad a sujetos productivos, sin que se hayan generado cambios en las causas radicales de sus problemas. 

Desearíamos, eso sí, la publicación de otro ensayo al hilo de este que radiografiase en qué condiciones trabajan los profesionales de la salud en España en los últimos años. Porque, a pesar de que la salud mental es un concepto que se ha mediatizado, llevarla a los platós y visibilizarla no ha hecho que el sistema sanitario se refuerce ni se proteja. En nuestro país los servicios de salud mental continúan infradotados: faltan enfermeras especializadas en salud mental, psicólogas, trabajadoras sociales, psiquiatras. Esto es solo un ejemplo de lo que tenemos que defender, ya que, como explican Padilla y Carmona, hay acciones puramente individuales que pueden desencadenar respuestas en lo colectivo. Un buen primer paso sería hacernos con el control de la narrativa de nuestro malestar, de lo que necesitamos. Esto podría resultar lo suficientemente potente como para colectivizarlo.

Por tanto, se hace necesario, en primer lugar, definir ese malestar, pero hacerlo como algo común donde caben todos los sufrimientos, donde quepa un plural y quepa la solidaridad. Y aunque no existe un bienestar universal, según los autores una sociedad menos generadora de malestar debería ser igualitaria y con infraestructuras sociales que posibiliten otras formas de relacionarnos. Igualmente debería fomentar el arraigo y suprimir la división sexual del trabajo.

Este ensayo propone que para que el futuro pueda volver a ser soñado y deseado hacen falta cambios estructurales importantes. Debemos politizar ese malestar, extraerlo de lo íntimo, dejar de entenderlo como algo individual y ponerlo en común, visibilizarlo. Lo que queremos, y necesitamos, no son respuestas individuales, porque si a este malestar no hemos llegado individualmente, las vías para superarlo tampoco pueden serlo. Es necesario abandonar el discurso “¿qué hay de lo mío?” y empezar a preguntar “¿qué hay de lo nuestro?” En otras palabras, es necesario replantear la sociedad si queremos poder permitirnos pensar en la conquista del futuro.Con Malestamos queda abierta la invitación a reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos para hacerla más justa. Una lectura sencilla pero certera, que propone un enfoque crítico sobre nuestra forma de vida actual y cuyo objetivo es encontrar formas de superar este malestar desde la actuación común.

Puedes buscar donde hacerte con este libro en la web de Capitan Swing

Foto destacada: Cristina Candel.

Un pensamiento

  1. No he leído aún el libro pero me parece muy acertada la idea de que, si las causas son comunes, las respuestas y soluciones no pueden ser individuales. Es una pena, pero lo colectivo es un fósil en los tiempos del Instagram, el selfie y la batalla por la autorrealización/autoexplotación.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.