Hervé Guibert: necrofilia, sensualidad y deseo en tinta invisible

Is it desire
Or is it love that I’m feeling for you
I want desire
Cause your love only gets me abused

Years & Years, Desire

Mientras el brillo de la luna cubría las calles de París, él experimentaba las mieles del placer y los tormentos del amor. La fascinación por la muerte impregnó con un sensual aroma su escritura y se reflejó en los claroscuros de sus fotografías. Hervé Guibert fue un guapo fotógrafo, escritor y cineasta francés. La belleza de sus creaciones únicamente es comparable con la perfección de su cuerpo. Cada artefacto, cada detalle, cada pieza de sus composiciones tienen una poética singularmente enigmática. 

Antes de morir de sida en 1991 a los 36 años, Hervé Guibert había publicado poco más de veinticinco libros. El candor de sus textos, la seducción de sus fotografías y el atrevimiento de sus proyectos, son el rastro de una pasión erótica poderosa y los elementos de un mito multimedia deslumbrante. Su obra, compuesta de fragmentos de memoria, registros autobiográficos, imágenes sublimes y trozos de acontecimientos ínfimos, constituyen un archivo somático, una biblioteca del deseo, una burbuja heterotópica y una utopía corporizada. 

Antes de morir en 1991 a los 36 años, Hervé Guibert había publicado poco más de veinticinco libros. El candor de sus textos, la seducción de sus fotografías y el atrevimiento de sus proyectos, son el rastro de una pasión erótica poderosa y los elementos de un mito deslumbrante

Written in Invisible Ink: Selected Stories es una compilación que reúne cinco piezas, escritas entre 1975 y 1988, de la obra literaria de Hervé Guibert. Editado y traducido al inglés por Jeffrey Zuckerman, publicado por la editorial norteamericana semiotext(e), la selección ofrece un paisaje amplio sobre las mutaciones vitales del artista francés y sus metamorfosis narrativas. 

El volumen abre con una versión íntegra de Propaganda Death (La Mort propagande), su desafiante, brutal e infame libro debut construido a base de una grávida colección de relatos y descripciones sobre cuerpos, morbilidades, masturbaciones, ternuras, envenenamientos, goce y derrames de sangre, agua, leche, orina y semen. El olor a sexo y muerte se confunden en los espejismos de su escritura para fundirse en la carne excitada con el registro de la autopsia de un orgasmo.  

Fotografía tomada Hervé Guibert

Falsificación de la muerte, experimentación con el deseo y distorsión del placer son tres expresiones que pueden servir para tratar de comentar algo sobre la obra de Hervé Guibert. Su obsesión por la visualidad como herramienta de creación de realidades ilusorias, desconcertantes y vanguardistas, puede apreciarse en las descripciones fotorrealistas de Vice. Concebido como un inventario de imágenes, lugares, cuerpos, fluidos y objetos mezclados con sensuales y febriles fantasías que no son explícitamente declaradas, pero sí sutilmente percibidas, Vice es una pieza cuyas descripciones van trasmutando paulatinamente los espacios comunes y cotidianos, en potenciales territorios de exploración para amores perversos, eyaculaciones esporádicas, susurros o gritos en atmósferas viciadas. 

El compendio cierra con The Sting of Love and other texts (La Piqûre d’amour et autres textes), Singular Adventures (Les Aventures singulières) y Mauve the Virgin (Mauve le vierge), tres piezas, tres pedazos de fragmentos compuestos por pequeñas historias de deseos queer, cuentos eróticos y memorias de sexo casual o amoríos tormentosos. El colofón del volumen no es sino una serie de líricas anárquicas que relatan, con un estilo exquisito, recuerdos y experiencias de goce mundano y lujoso tormento. Por momentos tierno, por instantes indiscreto, a ratos sereno y siempre apasionado, el conjunto de los textos reunidos perfila el retrato de la sensibilidad de un cuerpo que, mediante la escritura, provoca la humedad de los rincones del alma, estimula los gemidos del recuerdo e incita a la masturbación del pensamiento.

Leer a Hervé Guibert es embriagarse con su deseo y ser testigo de sus experimentaciones con el sexo, la muerte, la enfermedad y el dolor. Sus palabras están escritas con tinta invisible sobre papel estelar plateado, sus libros son el artefacto resultante de la materialización de las moléculas de otro tiempo, sus imágenes son tatuajes en la piel de la eternidad. En los albores de la otra pandemia que aún perdura, un virus celeste se enamoró de ese ángel de rizos dorados y entró penetrando su culo, tejiendo una densa y blanca telaraña en sus órganos, sus vísceras y su sangre. Hoy él está muerto, enterrado y podrido. Pero sus restos no residen en su tumba del cementerio de Rio nell’Elba. Su cadáver desmembrado late y pervive en sus creaciones, en su obra y en mi cuerpo cuando contemplo la vida con sus filtros sensoriales. 

Hoy él está muerto, enterrado y podrido. Pero sus restos no residen en su tumba del cementerio de Rio nell’Elba. Su cadáver desmembrado late y pervive en sus creaciones, en su obra y en mi cuerpo cuando contemplo la vida con sus filtros sensoriales. 

La escritura y fotografías de Hervé Guibert son un escenario y un lugar donde habitan los pactos de las multitudes de los monstruos y mutantes del devenir contrasexual. La lección que nos enseña la conservación y diseminación de la desafiante obra de Guibert es que la escritura de las imágenes y la fotografía de lo textual son herramientas de producción de subjetividad. Sus testimonios dictan que las enfermedades, el placer y el sufrimiento, el cariño y el amor, son las armas más poderosas de un sujeto, y que la muerte no llegará si logramos que alguien, en algún lugar, nos permita perdurar en su corazón, resucitar en su deseo, ser el suspiro de su carne. 

Hervé Guibert nos muestra cómo la política erótica puede transformarse en poesía somática. Sus fotografías, imágenes, libros, cartas, fetiches y diarios, constituyen un archivo estético, un manifiesto lúdico y una colección de dildos políticos que lo hacen renacer por instantes efímeros en mi cuerpo, un orgasmo a la vez. Su obra es un prólogo a los imaginarios experimentales para la reinvención de los placeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .