`’Casas vacías’ de Brenda Navarro. El amor no es un lugar seguro

Si yo no hubiera llevado el teléfono en la mano cuando estábamos en el parque, Daniel estaría conmigo. Si yo no hubiera querido salir aquella tarde para distraerme del mensaje de Vladimir, Daniel estaría conmigo. Si yo no hubiera decidido creer que el amor es una decisión y por eso amaba a Fran a pesar de que cada membrana muscular se me iba en sufrir a Vladimir, Daniel no estaría conmigo. No existiría. Si yo no hubiera decidido estar con Vladimir, yo sería todavía la promesa de una mujer que se construye. No tendría familia, no tendría dolor, peor el amor no se esfuma, el desamor no se elige, aunque al decir esto parece que me estoy exculpando.

Casas vacías, Brenda navarro

El amor no es un lugar seguro, está lleno de aristas, de recovecos, de idas y venidas, de emociones no resueltas, de destinos esperados, de presentes elegidos. Ni siquiera la maternidad, el amor construido como el más grande, el amor más seguro y más acogedor, no siempre es así, puede no recibirse, no proyectarse, crearse por motivos erróneos o con la persona equivocada; crear seres que ocupen nuestras horas y nuestros afectos y así nos eviten estar con nosotras mismas.

El amor no es un lugar seguro, esta lleno de aristas, de recovecos, de idas y venidas, de emociones no resueltas, de destinos esperados, de presentes elegidos. Ni siquiera la maternidad, el amor construido como el más grande, el amor más seguro y más acogedor, no siempre es así, puede no recibirse, no proyectarse, crearse por motivos erróneos o con la persona equivocada; crear seres que ocupen nuestras horas y nuestros afectos y así nos eviten estar con nosotras mismas.

Casas vacías es un libro sobre el amor, sobre el afecto, sobre – como dijo al autora, Brenda Navarro, en el encuentro que tuvimos con ella en el club de lectura de Las Entusiastas– la maternidad sin ternura. Es la historia de dos mujeres , madres del mismo hijo, cada una a su manera; una por biología, otra arrebatándoselo a la primera como escape a la necesidad de afectos maternales cuando no se tienen hijos. Dos vidas paralelas, dos mujeres sin nombre y su entorno. Hombres que vienen, hombres que se van, que aman, que desean y maltratan, que dejan el corazón lleno de heridas y las casas vacías.

Momento de la reunión ( en formato online debido al confinamiento) del club de lectura Las Entusiastas con la autora Brenda Navarro

Brenda Navarro consigue en una novela corta que empaticemos y a la vez odiemos el amor y el sufrimiento de sus protagonistas, con un personaje secundario, Nagore, como luz al final del túnel de emociones intensas, dolorosas, decisiones acertadas que terminan siendo errores y deseos cumplidos que provocan lamentos.

Casa vacías de Brenda Navarro, reeditado por Sexto Piso, es una novela que te devuelve al mundo, a la realidad y a una magnífica narrativa de origen latinoamericana que, junto con Mariana Enríquez o María Fernanda Ampuero, por poner dos ejemplos, nos colocan en abismos adictivos y sillas de pinchos que terminan siendo lugares extrañamente cómodos.

Puedes hacerte con este libro en tu librería preferida o aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .