Relato: me reconocí nada más verla

Me reconocí nada más verla. Al otro lado del paso de cebra. Esperando el semáforo. Era castaña de pelo liso y lacio, no tendría más de dieciséis años. Le daba la mano a un chico de su misma edad, algo más alto. Con un flequillo ladeado que le caía sobre un ojo. El típico novio de instituto ideal: ni demasiado guapo, ni demasiado feo, ni demasiado popular, ni demasiado bicho raro. Perfecto para compartir con él tus gustos y tus primeras experiencias sexuales. Él llevaba unos pantalones anchos, cortos por encima de la rodilla y una camiseta de una popular revista de Skate. Me sonreí internamente, me trajo recuerdos. De una mano la llevaba a ella, de la otra un monopatín con pinta de necesitar aún mucho rodaje.

Pero ella, ella era la que llamaba la atención. Su aspecto era hermoso. Sin maquillar pero sin consciencia de su propia belleza. También llevaba una camiseta de una marca de monopatines que, por su tamaño,  se notaba que él le había prestado. Metida por dentro de una falda negra por debajo de la rodilla.

Pero ella, ella era la que llamaba la atención. Su aspecto era hermoso. Sin maquillar pero sin consciencia de su propia belleza. También llevaba una camiseta de una marca de monopatines que, por su tamaño,  se notaba que él le había prestado. Metida por dentro de una falda negra por debajo de la rodilla.

No podía estarse quieta. Se notaba la incomodidad que le provocaba su cuerpo en ese nuevo look improvisado a juego con su novio. Iba perfecta, moderna, con estilo, con desaire juvenil, pero ella todo eso no lo veía. Ella no podía parar de moverse, de tirar de su falda, de revisar los pliegues de la camiseta, de asegurarse de que su postura era la correcta, de erguirse un momento para volver a asegurar su falda por detrás para comprobar que no se había movido, que los botones seguían abrochados, que la largura no dejaba entrever nada que ella no desease. Como en un cuerpo prestado, como un cachorro salvaje atrapado en un disfraz de adolescente que no dejara de moverse intentando salir.

Ilustración de Ángela Ruíz


De pronto me recordé, en cada cola del supermercado, en cada bar de copas, en cada concierto, revisando la postura de mi cuerpo, la caída de mi ropa, odiándome en los reflejos de los escaparates, en los espejos de las tiendas de muebles, llorando en el ascensor de vuelta a casa, Evitando las playas, las piscinas, los planes con amigos en verano. Con treinta kilos menos que ahora, llevando fajas que me comprimían hasta desgastar mi piel por aparentar dos Centímetros menos, rebozándome en cremas reductoras que solo empeoraron el estado de mi piel, haciendo dietas que desestabilizaron mi metabolismo. Odiándome. Sentí una punzada helada en el corazón, mezcla de pena por mi yo pasado, mezcla de nostalgia por el tiempo perdido. Pensando que ojalá pudiera abrazar a aquella yo y pedirle perdón, y empezar a quererla, desde el principio , que era lo que se merecía, porque era hermosa, porque me acompañó, porque me trajo hasta aquí de la mano.

El semáforo se puso en verde. Levante con el pie el freno de la sillita donde descansaba plácidamente mi hijo y empecé a cruzar el paso. Ella inició también su camino, iba a pasar justo junto a mí. Por un momento quise parar esa marea humana anónima. Cogerla del brazo. Mirarla a los ojos. Decirle “Eres perfecta, siempre lo has sido, siempre lo vas a ser, no dejes que nadie te haga creer lo contrario. Ni siquiera tú misma trates de auto convencerte de ello. Porque es mentira “.


El semáforo se puso en verde. Levante con el pie el freno de la sillita donde descansaba plácidamente mi hijo y empecé a cruzar el paso. Ella inició también su camino, iba a pasar justo junto a mí. Por un momento quise parar esa marea humana anónima. Cogerla del brazo. Mirarla a los ojos. Decirle “Eres perfecta, siempre lo has sido, siempre lo vas a ser, no dejes que nadie te haga creer lo contrario. Ni siquiera tú misma trates de auto convencerte de ello. Porque es mentira “.


Pero no lo hice. Trate de establecer contacto visual con ella. Una especie de código mental entre mujeres. Pero evito mi mirada. La señora del carrito que la miraba fijamente no tenía nada que aportarle. Era más fácil que yo imaginara su historia a que ella asumiera que yo también tenía una.

Este relato fué publicado en Pikara Magazine

¿Tienes algún relato en el cajón que quieras compartir ? ¡Escríbenos! killedbytrend@gmail.com

5 thoughts

  1. Precioso relato!! Y cuánta verdad! el daño que somos capaces de infligirnos a nosotras mismas a veces y solo con los años nos damos cuenta de los errores que cometimos…. cuántas veces quisieras compartir esas experiencias para evitar a otros caer en tus errores, y cuántas veces se calla porque…. en fin… nadie escarmienta en cabeza ajena.
    Gracias por compartir este relato
    Nos leemos

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola!
    Me ha parecido un relato muy duro, pero muy hermoso. Especialmente me ha gustado la última frase. Muchas veces nos cuenta concebir que el resto tiene un historia, y si no lo concebimos no somos capaces de aprender. Por eso me gusta tu historia, porque es como si al final sí se la hubiera contado.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    Me gusta

  3. ¡Qué maravilla de relato! Y esa última frase se me ha grabado a fuego. ¡Muchas gracias por compartirlo!

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .