Mantengamos viva la memoria punki de Mavi Gómez

María Victoria Gómez Tienda, más conocida como Mavi, nació y creció en Málaga. Su madre preguntó a sus hermanas Ana y Mamen que cómo querían que se llamase su hermanita, y contestaron que María Victoria, precisamente en honor a la patrona local. De mayor, esto le sentó fatal: “¡Vaya nombrecito que elegisteis!”. Desde la cuna fue una chica rebelde, muy nerviosa y activa. Todo lo tocaba, todo lo miraba y todo le transmitía curiosidad. Le gustaba mucho leer y tenía un sentido del humor incisivo e inteligente. Era muy cariñosa, se preocupaba mucho por su familia y era solidaria con las causas sociales.

Tras hacer la comunión, decidió que aquello de la religión y el colegio de monjas no le hacía mucha gracia. Poco a poco, Mavi fue encontrando su pandilla, su carácter y su lugar en el mundo. Dejó los estudios y se puso a trabajar con su hermana, ayudándola en las gestiones del despacho con la mensajería en moto. Montó un grupo junto a varixs colegas a principios de los noventa en el que, a pesar de su corta duración, se lo pasó muy bien. Nunca llegaron a tener nombre pero hubo dos que les gustaron especialmente: A Quién Le Importa y De Aquella Manera.

Postal homenaje realizada por Carme Morgendorffer y Uterzine

Por aquella época también comenzó a hacer sus pinitos en el séptimo arte. Participó como protagonista en los cortometrajes independientes Cigarrillos radioactivos (1994), Ceniza (1994), Vida y Muerte de un Coleccionista de Discos (1995), Psycho-lettes (1996), Generador adolescente (1998)  y Kárate a muerte en Torremolinos (2001) del director Pedro Temboury. También colaboró con Jess Franco desarrollando papeles secundarios con diálogos, como en Marie Cookie y la tarántula asesina (1998). Más tarde empezó a tocar la batería con The Moratones y, aunque fue una experiencia efímera, el intento de hacer una banda íntegramente conformada por mujeres les aportó muchas risas y satisfacciones a todas sus componentes. A continuación volvió a colgarse el bajo con la formación Malakalaña (2001-2016). Aparecieron en la película Ellos robaron la picha de Hitler (2006) de Pedro Temboury, donde Mavi también figuró.

Desde que se le comunicó el diagnóstico de cáncer de colon, Mavi comenzó un camino espiritual en búsqueda de la sanación y la paz interior. Ya llevaba muchos años dedicada al yoga. Pasaba largas temporadas en el campo con buena compañía, comida y cuidados. Afrontó sus últimos días con valentía y decisión, tal y como hizo durante toda su vida. En el último ingreso hospitalario se puso la camiseta de las Psycho-lettes, tal vez en un momento de lucidez y despedida simbólica. El vacío que dejó tras su fallecimiento aún se respira en tierras andaluzas.

Muñeca punki recortable realizada por Alouro y Uterzine

Mantengamos viva la memoria de esta punki. Si quieres saber más sobre Mavi, puedes conseguir aquí su muñeca punki recortable realizada por Alouro y Uterzine así como su postal homenaje realizada por Carme Morgendorffer y Uterzine. Difunde su legado y sé agradecida con tus ancestras.

¡Larga vida a Mavi Gómez (1972-2016)!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .