Cristiano Ronaldo: agrediendo a mujeres desde la impunidad de su jaula de oro

Cristiano-Ronaldo-de traje killedbytrend

Las Vegas, 2009. Cristiano Ronaldo y Kathryn Mayorga tienen un encuentro sexual unas semanas antes del fichaje del portugués por el Real Madrid. Hasta aquí todo normal, de no ser porque tras esto, Cristiano le hace firmar un documento a través del cual, y a cambio de 375.000 dólares, ella se compromete a no denunciarlo por agresión.

Ahora saltamos en el tiempo 9 años. 2018, el año del #MeToo, el año que se recordará por el empoderamiento femenino y las pocas ganas de guardar silencio frente a las injusticias. Respaldada por los abogados del movimiento, Kathryn decide sacarlo todo a la luz y denunciar a Ronaldo por “forzarla a tener sexo anal, sin lubricante ni preservativo“. El estado de Las Vegas lo admite a trámite. BOOM.

La única ventaja de haber esperado tanto tiempo para plantarle cara a su agresor ha sido que ahora, con el feminismo en un nuevo contexto, la creemos. La creemos a ella y creemos a todas las mujeres que se atreven a denunciar que han sufrido agresiones sexuales. Con toda seguridad, sabiendo que Mayorga es modelo (con la cuestionable fama que aún a estas alturas eso conlleva) y escudándonos en un remanido “para qué te metes entonces en una habitación a solas con CR7”, hace 9 años su testimonio no hubiese calado tan hondo. En 2009 muchos habrían dudado. Habrían pensado que ella tenía la culpa, que lo tentó. Muchos y muchas, debido a la mierda que nos han metido en la cabeza todos estos años. Ahora, por suerte, las tornas han cambiado y esto no tiene pinta de tener vuelta atrás.

rs_600x600-170621110238-600.1cr.cm.62117
Derechos de las mujeres, los que tengo aquí colgados.

Que va a perder sus millonarios patrocinios, dicen. Pobrecito. Que Nike podría no volver a contar con él. Qué putada, eh. Que el seleccionador portugués le ha dejado de momento en stand by, hasta que todo se aclare. Una lástima. Una verdadera pena que, por cometer un delito de violación, Cristiano no vaya a poder llenar de millones su cuenta bancaria y su ego.

Han sido 9 años de impunidad para Ronaldo. 9 años de silencio  de la víctima y 9 años en los que ha estado vigente un documento a través del cual el portugués, seis cifras mediante, se desligaba del tema. Pero también han sido 9 años en los que el mundo ha cambiado, y ese “porque puedo” del que ha presumido el futbolista ya no existe.

9 años en los que los barrotes de su jaula de oro se han ido rompiendo poco a poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s