Qué no hacer para evitar pasarte el embarazo amargada

2-5.jpg
Todas queremos un embarazo tan mono e instagrameable como el de Chiara Ferragni.

Tras empaparte 6735437 libros y revistas sobre embarazo y maternidad, y después de quedarte cegata leyendo en el móvil unos 2356754 artículos en los que dan consejos para pasar estas peculiares 40 semanas de la mejor manera posible, seguro que ya tienes claro qué hacer para ser la mejor embarazada de la historia. Estás mentalizada de que el proceso dura lo que dura, de que las cosas no dependen de ti, y sueltas todos los topicazos del tipo “nos da igual que sea niño o niña, lo importante es que venga sano”. Vale. Lo fácil ya lo tienes controlado.

Pero no todo van a ser consejos sobre qué hacer (aunque si te siguen quedando ganas de leer algunos, aquí dimos nosotras los nuestros), también hay cosas que debes evitar por tu tranquilidad, tu paz mental y, ¿por qué no?, tu integridad física. Aquí van unos cuantos:

Dejarte aconsejar más de la cuenta: Que sí, que la gente no lo hace con mala intención, pero es que en cuestiones de preñez, a todos les encanta meterse hasta la cocina y opinar, aconsejar y contar cómo lo vivió. Toda una serie de topicazos que no tienes por qué aguantar si lo que quieres es estar tranquila y confiar en tu instinto… algo que al final siempre será lo mejor.

Ver À l’interieur: Si no has visto esta peliculaza de terror francesa y estás gestando un pequeño churumbel, haznos caso, NO LA VEAS. Espérate a parir por lo menos. ¿El argumento? Una mujer embarazada tiene que pasar sola en casa el día de Navidad, suena el timbre, otra mujer le pide usar su teléfono… y, de repente, todo se complica. Y en esta ocasión se complica mucho y con mucha sangre.

31-octobre-2006-076-copie1.jpg
Tijeras y embarazo. CRINGE.

Compararte con otras embarazadas: Cada mujer es un mundo, y cada embarazo también. No entres en pánico si a tu amiga se le han hinchado los pies como si le fuesen a explotar, que a ti no tiene por qué pasarte; y no te fíes de esa modelo que se ha recuperado del parto en 10 días porque puede no ser tu caso.

Ponerte vídeos de partos: Si te duele una muela… ¿te haces un máster en endodoncias buscando todas las que haya en YouTube? Pues lo mismo pasa con el parto. Es un proceso por el que hay que pasar sí o sí. En algunos casos podrás hacerlo a tu manera y, en otros (los menos, cuando la situación lo requiere), tendrás que ponerte en manos de profesionales. Haber visto cientos de vídeos de otras mujeres dando a luz no te ayuda a saber cómo será tu parto.

Googlear cada síntoma: El embarazo es una sucesión de cambios corporales muy locos y de sensaciones que antes no habías experimentado. Todo lo que te pase es nuevo y es normal, y los foros y las webs de escasa fiabilidad no son más que información poco creíble sobre esta fase… y sobre la vida en general, ya que estamos.

Captura de pantalla 2018-06-09 a las 23.12.11.png

Creerte todo lo que te cuentan: Esto es extensible también a la crianza, ya que hay mucha gente a la que le encanta sentar cátedra y dar su experiencia por universalmente buena. Por cierto, has de aprender también a cazar a quienes sueltan esas mentirijillas que idealizan la maternidad

Intentar caber en tu ropa: Según va creciendo la tripa, te encuentras con dos sensaciones opuestas. Por un lado, la alegría de ver cómo ese pequeño alien aumenta poco a poco su tamaño y, por el otro, el drama de querer enfundarte tus vaqueros favoritos y no poder. Relégalos al fondo del armario. Vivirás más feliz, y podrás usar tus gomas del pelo como tales, en lugar de utilizarlas para enganchar el botón de tus pantalones al ojal, a modo de Barragán.

Pesarte continuamente: Deja de repetirte cual mantra eso de “un kilo por mes”, porque hay embarazos en los que se sube de peso menos de eso, y otros en los que has aumentado esos malditos nueve kilos en solo nueve semanas. Así que relájate, disfruta, come sano y equilibrado y no vivas obsesionada con la cifra más deseada por las matronas.

simpsons-homer.png

Creer que estás enferma:No way, no lo estás. Aunque te encuentres como las putas mierdas y solo quieras (o puedas) recorrer el camino que va desde la cama al váter. El embarazo no es una enfermedad, es un proceso físico. Punto.

Pensar que eres un milagro de la naturaleza y que el mundo gira en torno a tu barriga: Para terminar, una pequeña colleja a tu ego de embarazada. Aunque para ti sea la época más flipante de tu vida y quieras hablar de eso todo el rato, no todo el mundo comparte esa ilusión. De hecho, hay gente a la que se la pela, e incluso hay a quien le molesta que, de repente, tu yo anterior haya muerto y ahora solo hables de traer un niño al mundo. Sigue con tu vida, con tus gustos, con tus aficiones y no te obsesiones con esta época de cambios porque, amiga, lo que viene después es mucho, muchísimo más heavy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s