‘Mira lo que has hecho’, una serie donde Berto Romero nos explica cosas y lo hace regular

Cuando tienes un bebé, la gente tiene tendencia a recomendarte series relacionadas con tu nueva situación, como si el hecho de que tu útero haya creado un humano afectase a tu criterio seriéfilo.

Pues bien, Mira lo que has hecho es una de esas. Tiene 6 capítulos, que el humorista Berto Romero dirige, escribe y protagoniza, y en ella se narran las aventuras y desventuras de una pareja de padres recientes. Tratando de hacer hincapié desde el humor en los tópicos y sucesos que tal cambio estructural acomete en la vida de los protagonistas… ¿lo consigue? Pues no, porque la serie es una mierda.

La vamos a destripar con muchos spoilers porque no queramos que la veáis, así que a partir de aquí, si la tenéis en wishlist no deberíais seguir leyendo.

mira lo que has hecho killedbytrend maternidad 3
No sufráis por estos entregados padres. El baby born de la foto duerme sólo en su habitación desde el día uno.

Comienza en un paritorio, con un plano de una mujer dando a luz y su propia voz en off hablando sobre lo desconcertante de esa situación que esta viviendo. La voz se interrumpe por la de su novio, que esta allí (Berto Romero), que lo que está haciendo es imaginar lo que ella piensa. Es decir, habla por ella… y así en todo el resto de la serie.

Porque Mira lo que has hecho es una serie escrita y dirigida por hombres, que nos explican cómo va eso de la vida en pareja después de tener un bebé.

Lo que se supone que es una serie sobre una familia, al final es una serie donde adultos desubicados desarrollan sus first world problems dentro del marco de una materpaternidad reciente.

No se comparten experiencias con el niño en familia, sólo las rutinas familiares: dejarlo y recogerlo en la guardería donde el niño  esta mil horas (guardería Montessori, eso sí, que así ya parece que soltando 600 ñapos al mes no tienes que preocuparte de nada más en casa), bañarlo e  ir al pediatra. Luego están las secuencias donde el niño llora y los pobres padres tienen que tratar de dormirle… aplicando el método Stivill entre otras cosas de lo más discutibles.

El único momento que se comparte con el bebé fuera de la logística diaria es su bautizo (que hacen para contentar a uno de los abuelos, que ejerce un potente rol patriarcal) y donde, en mitad de la iglesia, el bebé termina viendo porno desde un dispositivo móvil “para que se duerma”. Si, sí, este es el nivel.

Incluso cuando el niño es operado de urgencia, los padres no están con él durante el proceso. El bebé esta con la canguro mientras ellos hablan con los médicos. Cuando les dicen que el niño ya esta en reanimación, los padres deciden echar un casquete en una armario del hospital para celebrarlo en vez de acudir a ver cómo esta su retoño.

mira lo que has hecho killedbytrend maternidad 5
La familia del retoño el día de su bautizo (y el día que vio porno por primera vez)

Los roles de género en una pareja heterosexual típica también son bastante discutibles: Padre/abuelo/tío/amigos varones preocupados por escapar de sus obligaciones, consumir alcohol o drogas y hacer chistes sobre putas, personas con diversidad física y homosexuales. Las mujeres/madres/hermanas/amigas controladoras, inestables, que abandonan el hogar familiar o sumisas.

La única pareja homosexual que aparece son dos madres lesbianas de carácter controlador con cuyo hijo comparte guardería el de los protas… y el hijo de  ambas reclama a gritos en una escena la presencia de su canguro varón en vez de querer estar con  sus madres.

El pediatra es una persona con diversidad funcional que cumple con el prototipo de raro e inadaptado. La niñera es extranjera para que el niño “tenga trato con otras culturas”.

La imagen de las obligaciones de cuidado trata de aparecer repartida en la pareja (recordemos que esta serie la han escrito hombres), aunque a causa de que el entregado padre pasa una noche en vela cuidando de su hijo y se va a currar de empalmada, le sucede un desagradable incidente. El desagradable incidente es que le violan. Está dormido en su coche debido al cansancio y unos adolescentes le meten la polla en la boca mientras graban un vídeo del que luego todo el mundo se ríe. Porque claro, una situación de abuso es muy graciosa, y es muy normal y muy cómico que un adolescente vea normal violar a un adulto y hacer un vídeo para las risas.

mira lo que has hecho killedbytrend maternidad 4
Los padres agobiados en un momento de la logística matutina

La ficción es ficción, y ese es el plano en que debería quedarse, pero lo cierto es que las películas,  series y libros ayudan a crear el imaginario colectivo de cómo son las cosas. De cómo se viven según qué situaciones y de cómo hay que sentirse. Si se sigue promoviendo alimentar dicho imaginario con series como esta, que trata con frivolidad y normaliza conductas tóxicas o abusivas, la sociedad seguirá viendo normal y gracioso dichas conductas.

Esperemos que no haya segunda temporada y, si la hay, que por favor re calculen sus chistes, porque no es humor negro, es un humor misógino y ofensivo. Y eso que no hemos hablado de que también sale Pepe Navarro.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s