Mentiras que dicen quienes idealizan la maternidad

say_disney_pinocchio
“Dormir está sobrevalorado”. MENTIRA.

Hay determinadas personas que, en el momento en el que o ella o su significant other expulsan un ser humano pequeñito por el chumino, se les cortocircuita el cerebro y se vuelven gilipollas. De repente, todo lo relativo a la maternidad y a la paternidad es una maravilla de la naturaleza, es un don con el que has sido bendecido, y los pajaritos cantan a tu alrededor mientras te peinan y te ponen un lazo en la cabeza. PUES NO.

Ya lo decían Garfunkel & Oates en su canción Pregnant women are smug, las mujeres embarazadas son unas engreídas, todo el mundo lo sabe y nadie se lo dice. Pues con los padres primerizos para los que la crianza no tiene secretos (really, bitch?) pasa lo mismo. Cualquiera le rebate a una señora puesta de hormonas que está vendiendo locuras del tipo “untarte vómito de bebé en la cara, hidrata”.

Porque tanto el embarazo como la maternidad, amiguitos, tienen cosas que molan muchísimo (el 99,99%, de hecho), pero tiene otras que no molan nada de nada, y la gente que se dedica a presumir de las malas como si fueran buenas… tiene un problema mental.

Por ejemplo:

“En seguida te acostumbras a despertarte cada dos horas”. 
¿En serio? Dime quién se acostumbra a eso y quién lo hace con una sonrisa en la boca, que le doy a mi hijo en adopción aunque solo sea por una noche. Lo llevas con dignidad, aprendes a sobrevivir, pero acostumbrarte a no dormir una noche entera durante días, meses o años ( según el retoño) : NO

waking-up.gif
Son las 4 de la madrugada. Di la última toma a las 02:30. MATADME.

“No te importa que tu vida social pase a un segundo plano”.
Otra mentira. Que el momento de acostar a tu bebé te encante y te compense cada noche sin salir que pasas es una cosa, eso es normal, pero que te pierdas el concierto de tu grupo favorito o ese estreno en el cine que llevas tanto tiempo esperando, por no poder cuadrar horarios con nadie que te ayude a cuidar al churumbel ese día… pues como que jode un poco.

“Te acostumbras a comer bien para darle ejemplo al niño”.
Cómo cualquier padre siempre vas a tratar de hacerlo lo mejor posible. Pero no vamos a renunciar al típico día guarrer de pedir pizza o de zamparte la hamburguesa más grasienta del mundo solo para que nuestro hijo nos vea comer manzana o brócoli y nos imite. Claro.

giphy.gif
En media hora recojo a la niña de inglés. Ven aquí, morena.

“La caca de tu hijo no te da asco”.
No, qué va, mi hijo caga flores y me acerco el pañal a la cara cada vez que lo cambio. ¿Que la movida se desborda y hay que quitarle la ropa hecha un desastre? No pasa nada, un placer mancharme de caca líquida color mostaza.

“El dolor del parto se olvida, si no, no tendríamos más de uno”.
¡Meeeeec! Falso. Que se relativice, sí; que compense volver a pasarlo, también… pero de ahí a que se olvide que han sacado un ser humano del tamaño de un melón por un agujero del tamaño de un limón, hay un trecho.

giphy-1.gif
Si ha entrado, tiene que salir.

“¿La cuarentena? En cuanto te des cuenta, ya ha pasado”
Es verdad, qué tontas, cómo no hemos caído antes en que pasarte seis semanas con la regla sin poder usar tampones es poco menos que un puto paseo por el campo. Eso por no hablar del tiempo que pasa hasta que no puedes ponerte tus bragas, las monas, las de antes, no esas que hasta Bridget Jones relegaría al fondo del cajón.

“No hagas BLW porque se mancha mucho más”
Falso. Dos recipientes: uno para cocer y otro para triturar, la minipimer y un bebé hostil escupiendo un puré que odia mancha tanto o más, que cuatro trozos de zanahoria entera  que es lo que comen al principio) que puedes recoger directamente con la mano, o incluso reciclar si te haces con uno de estos

“Con el BLW no se mancha tanto, pasas luego un trapito y listo”
Es cierto que compensa el aprendizaje de tu hijo, y es cierto que quien tiene perro lo lleva mejor… pero si dejas solo a un bebé con un plato de brócoli, vais a tener que entrar al salón equipados como los Cazafantasmas para capturar hasta la última migaja.

Este post es solo una pequeña muestra de cómo a los padres primerizos  les gusta tranquilizar a quienes están a punto de tener un hijo. Quizá sea para que la otra persona relativice, o quizá sea para que, cuando te veas empantanada en cualquiera de estas situaciones, sientas un odio profundo hacia la gente que lo hace todo bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s