Estas princesas Disney apestan

Las princesas Disney apestan. Todxs hemos crecido con alguna de estas princesas predominando en nuestra infancia, y parte del imaginario romántico con el que nos hemos educado proviene de estas historias pero, si las analizamos un poco, chirrían bastante.

Como hay que aprender de los errores y favorecer a que a nadie más le eduquen unas fábulas tan surrealistas, vamos a explicaros por qué estas delicadas muchachas sedientas de aprobación y amor por sus respectivos príncipes,  deberían estar prohibidas para todos los niñxs del mundo.

  •  Bella: es una muchacha aparentemente intelectual y con pinta de que iba a labrarse un brillante porvenir fuera de su aldea. Pero es raptada y obligada a permanecer encerrada por tiempo indefinido por un maltratador con chorreras que vive en mitad del bosque. Pues bien, tras tanto tiempo encerrada, Bella desarrolla síndrome de Estocolmo hasta tal punto que ve guapo a su secuestrador y decide quedarse con él a vivir una vida de mentira lejos de sus brillantes perspectivas personales. Lo único de esta historia que se salva es que puedes tener en casa una réplica de Chip y su madre en cerámica para tomar el té que te puedes comprar aquí.

 

De la presión del sometimiento y la mágia del autoengaño surge el amor.
  •  Ariel: A simple vista mola un montón. Es pelirroja, soñadora, canta muy bien y es ¡¡una sirena!! Pero se enamora de un papanatas que ha visto una vez y decide que ella no es lo suficiente valiosa como para conseguir su amor por sí misma y que tiene que cambiar. Y vaya que si cambia. Negocia una delicada operación en la que pierde su identidad como sirena por tener unas piernas, y a cambio entrega su voz. Con lo cua, pasa a ser válida para ser amada en el momento en que es una niña mona estándar que se mantiene calladita. Y así consigue a su príncipe. Recupera su voz (menos mal) pero abandona a su familia y  se entrega a los deseos del príncipe. Venga, Ariel, eres una puta pringada.
Sonreír y callar para el amor ¿verdadero? lograr.
  •  Cenicienta: Su historia real está más cerca de entonar con nosotras  el #metoo Que de la historia que nos cuenta Disney. En el cuento original, el príncipe cubre de brea las escaleras de palacio para atrapar a la muchacha que pasaba de las insinuaciones del príncipe. Acosada, sometida y con una situación familiar complicada, accede a casarse con su acosador. Muy bonito todo.

 

  •  Aurora: La mujer que estaba casada con su madre la odiaba porque le robaba protagonismo… ¿Os habéis fijado que siempre son mujeres casadas en segundas nupcias las que odian a las hijas? La envenena y ella cae en un profundo sueño del que solo puede liberarla que la besen sin su consentimiento mientras esté durmiendo. En el cuento original en el que se basan, ella queda embarazada mientras duerme, pero ciñamonos a la versión Disney para no cabrearnos más… Y si, increíble, al final también se casan, porque oye, que se aprovechen de ti un poco no es motivo para rechazar a un hombre en un caballo blanco. Aprended bien la lección, niñas.
Un poco de necrofilia para afianzar una relación.
  • Blancanieves: este caso es el más trospido. De nuevo, pelea entre mujeres que desean el protagonismo por cosas tan importantes como ser la más bella del reino. Violencia doméstica por parte de la madrastra de Blancanieves. Un intento de envenenamiento que termina con una huida al bosque para terminar viviendo con siete personas con diversidad física que la tiene como criada durante meses hasta que, de nuevo, y tras otro episodio de violencia doméstica por parte de su madrastra, conoce a un hombre que la salva de su vida, pero que solo se decide a casarse con ella cuando comprueba que es de buena familia y no la esclava de los habitantes del bosque que de adorables seguro que no tenían nada.
Toma, hija, comete toda esta mierda.

Visto lo visto, lo mejor es alejar lo más posible a nuestros pobres hijxs de estos ejemplos de comportamiento tan negativo. Que queréis que os diga, si queréis dar un ejemplo más realista y práctico  se me ocurren varias películas de terror que dan menos miedo que todo esto.

¿Buscamos otros referentes femeninos para las nuevas generaciones?  POR FAVOR

 

 

2 thoughts

  1. Qué historia de Aurora es esa?? jajjaja estaría guay líos de segundas nupcias y divorcios …..pero no la recuerdo así. No era que venía Maléfica (léase aqui la tía que cae mal y no la invitan a nada) le echa una maldición (que se pincha con la rueca y blabla) y para evitar que se cumpla la “destierran” con sus “tias”
    Aún así el post mola mil. Enhorabuena me he reído mucho 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s