El ‘molómetro’ de Taylor Swift

Si hay alguna cantante que, siendo “recientemente” famosa, ha tenido más oscilaciones entre el LA AMAMOS LOCAMENTE y el QUE SE MUERA HOY, POR FAVOR, esa es Taylor Swift. Tan rubia, tan mona, con esos dientes tan blancos pese a llevar siempre los labios rojos (con lo que eso mancha y amarillea)… Esta tía es marciana.

No puede tener una biografía más cuqui: se crió en la América profunda, en una granja de árboles de Navidad, y con 14 años hizo las maletas junto a su madre para irse a Texas a ser cantante country. Y unos años después, esa chica altísima, rubia, con rizos y tocando las canciones que ella misma componía saltó a la fama mundial. Estamos en 2006.

taylor-swift-2006-billboard-650x430
La Taylor que cantaba country y llevaba escrito en la mano el número 13. Nivel de molonismo: 3/10.

En su fase más texana pudimos escucharla perlas al más puro estilo Paula Echevarría, en plan “ni machismo ni feminismo, sino todo lo contrario”, dejándose llevar por su educación ultraconservadora americana.

Y aunque ya era famosísima en EEUU y copaba cada edición de los premios AMA y CMA (¡por fin alguien diferente a Keith Urban, a Carrie Underwood o al padre de Miley Cyrus!), aquí todavía no había calado lo suficiente… hasta 2012, que el álbum ‘Red’ la catapultó a la fama, varias relaciones con famosos mediante.

red-photoshoot-03
Estilísticamente hablando, la mejor Taylor. Nivel de molonismo: 6,5/10.

Aquí empezó el rumor de que Taylor le dedicaba canciones de desamor a sus exnovios, y teniendo en cuenta que en 2012 ya había salido con John Mayer, Jake Gyllenhaal y Harry Styles… tenía dardos envenenados para rato. Videoclips donde la veíamos haciendo el ganso (como en We are never ever getting back together) y una gira vestida de domadora subieron su nivel de molonismo loquísimamente.

giphy.gif
Taylor en pijama. Nivel de molonismo: 8/10.
Taylor_Red_Cirucs_Red_Tour
Taylor de domadora. Nivel de molonismo: 9/10.

Era oficial: Taylor Swift era, hace 5 años, una de las tías más guays del mundo. Cantaba temamos pop y llevaba por la calle modelitos de Kate Spade. Eso solo podía ir a peor…

Dos años después, en 2014, Taylor se unió a Jack Antonoff (el novio de Lena Dunham) para que le produjese su siguiente disco, ‘1989’.

Mejor informada y con más de dos dedos de frente (lo mismo tuvo que compartir alguna cena con Lena), abrió los ojos y empezó a defender los derechos de las mujeres en su sector. Querida Taylor: seguro que tus predecesoras dentro del mundo de country no lo tuvieron muy fácil.

Taylor_Swift_1989.jpg.CROP.promovar-mediumlarge.jpg
Una portada que parecía pensada para Instagram. Nivel de molonismo: 9,5/10.

Y ahora llega EL HIT. El primer single de ‘1989’, Shake it off, lo peta fuertemente, y su videoclip no se queda detrás.

giphy-1.gif
Haters gonna hate. Nivel de molonismo: 10/10.

To-do-el-pu-to-mun-do cantaba esta canción. Da igual que música te guste, Shake it off es un maravilloso guilty pleasure (perfecto para una sesión de treintañeras con dos vinos ) y ver a Taylor haciendo el payaso en ese vídeo es casi hipnótico. Pero como todo lo que sube tiene que bajar, empiezan las movidas (con Kanye West, con Katy Perry, con Spotify, con Ian McKellen… nadie se libra de su furia).

De repente sus canciones empiezan a molar menos… véase Blank Space.

party-proof-your-makeup
Señora celosa loca. Nivel de molonismo: 6/10.

Y véase Bad Blood, en 2015. Ni semejante casting para el videoclip salva que la canción es una basura. ¿Pero esta tía no cantaba primero country y luego pop? ¿Qué mierda random es esta?

giphy-2.gif
Son sus mejores amigas, así cualquiera tiene un buen casting para su vídeo. Nivel de molonismo: 4,5/10.

Llega la época Calvin Harris, Karlie Kloss, el apaño publicitario rollete con Tom Hiddleston… unos meses donde se habla más de su vida que de su música. Hasta que, ya en 2017, lanza el disco ‘Reputation’… y se convierte, oficialmente, en una cantante del montón. Ya no queda nada de esa chica mona que llevaba vestiditos y se diferenciaba del resto porque ella misma componía y tocaba, ahora es una chica mona en bragas que baila sexy y tiene canciones en las que medio rapea. Vamos, que en cuanto al molonismo se refiere, Taylor Swift ha cavado su tumba.

taylor-swift-ready-for-it-second-single-reputation
¿Puede ser Look what you made me do la peor canción del mundo? Puede. Nivel de molonismo: 1/10.

En el vídeo de la canción, Taylor se empeña en enterrar a las viejas Taylor… y lo consigue. Solo que las viejas Taylor eran las que realmente nos gustaban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s